ENGLISH

¡3 buenas razones para consumir pan durante un régimen!

AUTOR: Alix Lelief

El pan puede ir perfectamente de la mano con tu programa para adelgazar siempre y cuando sepas elegirlo y comerlo en cantidades razonables. Aquí tienes algunos buenos consejos para no privarte del buen pan durante el régimen.

El pan es un alimento completo que tiene su lugar en una alimentación equilibrada. Las recomendaciones nutricionales españolas recomiendan de hecho consumir glúcidos complejos y fibras alimentarias y limitar el consumo de lípidos. El pan es pues un alimento perfecto desde este punto de vista, de hecho es la mejor fuente de glúcidos complejos por delante de la pasta y de las patatas. Los azúcares lentos son esenciales para el buen funcionamiento de músculos y cerebro.

Además, el pan aporta fibras en cantidad diferente según el tipo de pan (el pan integral se sitúa evidentemente en cabeza). Contiene también proteínas vegetales esenciales para una alimentación equilibrada. Por último, el «verdadero» pan contiene muy poca materia grasa (excepto el pan de molde, sobre todo los panes industriales, los brioches...). Harina, levadura, agua y sal, estos son los cuatro ingredientes básicos para fabricar el pan verdadero, y ninguno más. Se suele tender a suprimir el pan de la alimentación cuando se hace un régimen ya que la idea preconcebida es que el pan engorda. ¿Verdad o mentira? La respuesta es más compleja que esto.

Una cosa es segura: el plan blanco, debido a su índice glucémico elevado, puede hacer engordar si se consume en exceso ¡como es el caso de todos los alimentos! Además, hay estudios que demuestran que las personas que consumen glúcidos complejos (especialmente pan) tienen una corpulencia menor que la de las personas que tienen una alimentación más rica en grasas.

Otra ventaja del pan: tiene un efecto saciante gracias a su riqueza en azúcares complejos y a su tenencia en fibras. Permite además aumentar el volumen alimentario sin añadir materia grasa. A modo de ejemplo, el sándwich al mediodía puede constituir un excelente almuerzo. Aporta glúcidos complejos y fibras que sacian además de energía siempre y cuando se elija un sándwich equilibrado, sin materia grasa (mantequilla, mayonesa) y con una fuente de proteínas (jamón, atún, pollo...), hortalizas y se acompañe con una fruta o con un lácteo.

Cuando uno está cuidando su peso no tiene porque suprimir el pan de su alimentación. Sin embargo, hay que elegirlo correctamente ya que todos los panes no significan lo mismo. Si quieres continuar consumiendo pan sin engordar, aquí encontrarás algunos consejos:

  • Escoge el pan integral antes que el blanco ya que es más rico en fibras y tiene un índice glucémico menos elevado. Existen estudios que han demostrado que las personas que en su régimen han consumido «pan blanco» han aumentado su talla en la cintura al menos un centímetro, o lo que es lo mismo, tres veces más que las personas que comían pan a base de harina integral.
  • Evita los panes industriales y sobre todo los panes de molde, enriquecidos en azúcares y grasas y por lo tanto muy calóricos. Compra el pan en la panadería con la levadura que prefieras. Limítate también el consumo de brioches y repostería en general que no tiene mucho que ver con el pan de verdad.
  • ¡Atención también con lo que untas en las tostadas! La mantequilla, la mermelada y el resto de pastas para untar deben consumirse con moderación.
  • No lo consumas en exceso puesto que como en todos los alimentos, el exceso hace que ganes peso. El consumo de peso debe hacerse dentro de un marco de alimentación variada y equilibrada, rica en frutas y verdura, y pobre en grasas.



LOS FRENCH DOCTORS

Jean-Michel Cohen
es el creador de la Dieta Bon Appétit, el programa de coaching interactivo para adelgazar, basado en la diversidad alimenticia y en el placer de comer.



© 2012 copyright and editor ANXA / powered by ANXA
Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este sitio web sin la autorización previa, expresa y por escrito del editor.