ENGLISH

Las algas, un tesoro de ventajas para la salud

AUTOR: Alix Lelief

Ricas en proteínas vegetales, en fibras, en sales minerales, las algas son un verdadero coctel para la salud. Son ideales para equilibrar la alimentación y saciar las carencias.

Las algas forman parte de los alimentos ricos en proteínas y son una fuente excelente de proteínas vegetales: entre el 25y el 35% (¡más que el pescado o la carne!). Algunas como la Espirulina contienen hasta el 70%. Además, por el contrario que algunas leguminosas que son otra fuente de proteínas vegetales, las algas comestibles aportan la cuasi-totalidad de aminoácidos indispensables para el organismo. En resumen, las proteínas vegetales de las algas son proteínas completas que el organismo puede utilizar directamente.

Otra ventaja de las proteínas vegetales que contienen las algas: no se asocian a otras materias grasas (contrariamente a las de la carne). De hecho, las algas no contienen más que del 2 al 3% de las grasas.... Y son grasas buenas (omega-3 y omega-6). Pueden integrarse perfectamente dentro de una dieta para adelgazar.

¡Las algas contienen de media el 35% de fibras! De este modo, se puede estimar que 8 gr de algas secas cubren alrededor de un octavo de las necesidades en fibras de un adulto. Estas fibras, como el algín, el carragenano, o el agaar son fibras solubles. En resumen, pueden digerirse en el intestino y facilitan el tránsito aumentando del mismo modo la sensación de saciedad (efecto corta-hambre). ¡Otra buena razón para incluirlas en la alimentación!

Hemos de recordar que las fibras no son solamente útiles para luchar contra el peristalismo así como para prevenir algunos problemas como las enfermedades cardiovasculares o la diabetes. De hecho, ralentizan la absorción del azúcar en los intestinos, lo que permite controlar mejor la diabetes de tipo 2. Al formar una película en el intestino, impiden la absorción de una parte del colesterol y desempeñan por lo tanto un papel fundamental en la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

Las algas comestibles son, por último, una fuente excelente de minerales y de oligoelementos. A modo de ejemplo:

  • Algunas algas comestibles aportan hasta 20 veces más de calcio que de leche. Es el caso por ejemplo del wakamé. Además, se trata de un tipo de calcio que el organismo asimila particularmente bien. Las algas se pueden aconsejar pues a las mujeres que sufran de osteoporosis.
  • Son también ricas en hierro. La lechuga de mar por ejemplo, posee valores en hierro dos veces superiores a las del trigo. Es aconsejable en personas vegetarianas, en personas con anemia o en mujeres embarazadas que tengan una necesidad de hierro acuciante.
  • También son alimentos ricos en magnesio: 2500 mg cada 100 gr. Pasan de lejos al cacao (550 mg cada 100 gr) o el germen de trigo (400 mg cada 100 gr).
  • Entre el resto de minerales presentes en las algas comestibles, citemos del mismo modo el fósforo, el yodo, el sodio, el potasio, el cobre, el cobalto... ¡Cosa normal ya que las algas son concentrados de agua de mar!

Las algas son del mismo modo una fuente importante de vitaminas hidrosolubles. Las algas frescas contienen por ejemplo una buena dosis de vitamina C, así como una cantidad interesante de vitaminas del grupo B.



LOS FRENCH DOCTORS

Jean-Michel Cohen
es el creador de la Dieta Bon Appétit, el programa de coaching interactivo para adelgazar, basado en la diversidad alimenticia y en el placer de comer.



© 2012 copyright and editor ANXA / powered by ANXA
Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este sitio web sin la autorización previa, expresa y por escrito del editor.