ENGLISH

Lo que influencia al hambre y a tu apetito

AUTOR: Lynda Tan

El hambre y el apetito no reaccionan ante los mismos factores. Mientras que uno responde a necesidades primarias, el otro está influenciado por multitud de señales variadas.

El hambre es la necesidad psicológica de comer, de saciar una sensación detectada por el organismo como una falta de energía. Se puede manifestar ya sea por una debilidad, nerviosismo, o por una sensación de «estómago vacío». Al comer, se reduce esta molestia para dejar lugar a una sensación de bienestar.

El apetito se traduce por contrario por la necesidad de comer un alimento preciso. Guía nuestra elección de alimentos y no tiene porqué estar asociado a una sensación de hambre.

El apetito refleja una sensación consciente de hambre: la rutina en las horas de las comidas, las preferencias por ciertos alimentos o simples deseos.

Fuera de las comidas, es fácil volver a empezar a comer antes de tener hambre si los alimentos apetitosos están constantemente disponibles. Esta atracción continua incita a mucha gente a comer demasiado, con demasiada frecuencia, sin tener en cuenta su hambre real.

El número de factores que afectan al apetito es impresionante. Esto sobrepasa al ámbito de la composición nutricional de los alimentos ingeridos. De este modo, se puede constatar que el sabor, el olor, la textura, la manera de cocinar, los actos sociales (comidas de familia, de negocios, etc.), las costumbres, el nivel de educación, el salario, el tamaño de las raciones o incluso el humor cuentan entre los factores susceptibles de afectar al apetito.

El gusto
Las papilas gustativas transmiten al cerebro la información, que la interpreta dando un gusto al alimento. Sin embargo, los sabores más elementales (dulce, ácido, amargo, salado) se perciben en las células situadas entre las papilas gustativas y se transmiten al cerebro a través del nervio facial.

Las sensaciones
Las sensaciones de picor, de quemazón o de frío las percibe el nervio trigénimo que tiene terminaciones en los dientes, la boca, la lengua y las mejillas.

El aroma
Los aromas se perciben de manera interna al seguir un camino hacia el interior de la boca a través de la vía retronasal con las moléculas que se escapan de los alimentos, especialmente, bajo el efecto de la masticación.

La consistencia
Los músculos de la masticación están dotados de nervios que reconocen la textura de los alimentos (sólido, líquido, pastoso, etc.).

El ruido
El ruido que producen al crujir los alimentos (como el pan tostado, etc.) así como el proveniente de la masticación se transmiten al oído medio por el esqueleto.

Otros factores
El contexto es probablemente más importante que la propia comida a la hora de determinar el apetito. El aburrimiento puede producir ganas de comer y por el contrario, un ambiente animado puede reducirlas. Hay numerosos factores (olores de la cocina, una mesa bonita, un ambiente festivo, una barbacoa) que pueden contribuir a otorgarte una comida agradable aunque la comida sea menos apetitosa.



LOS FRENCH DOCTORS

Jean-Michel Cohen
es el creador de la Dieta Bon Appétit, el programa de coaching interactivo para adelgazar, basado en la diversidad alimenticia y en el placer de comer.



© 2012 copyright and editor ANXA / powered by ANXA
Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este sitio web sin la autorización previa, expresa y por escrito del editor.