ENGLISH

Reducir el consumo de sal: Los buenos hábitos

AUTOR: Vicente Ruiz Sevilla

Hoy en día consumimos demasiada sal. Ahora bien, gracias a pequeños trucos muy simples, es fácil reducir el consumo de sal. Cocina sin sal, alimentos sin sal... ¡sigue la guía!

A menudo lo ignoramos, pero la sal se encuentra en un buen número de productos muy cercanos y que consumimos en nuestro día a día: platos precocinados, salsas, sopas, cremas, charcutería, quesos, pan, y también en galletas azucaradas, bollería... Como norma general, siempre es preferible comprar productos primarios y cocinarlos por nosotros mismos para evitar el exceso de sal.

Cuando compres productos industriales, examina siempre las etiquetas. El objetivo: elegir productos cuyo contenido en sal sea menor. La sal puede ser mencionada con diferentes nombres: sal, sodio o cloruro de sodio. Recuerda que 1 gr. de sodio = 2,54 gr. de sal. Numerosos establecimientos industriales se han encargado de reducir el contenido en sal de sus productos, especialmente en el campo de la charcutería o de los platos precocinados.

Introducirse en la cocina sin sal es posible y fácil. Hace falta cambiar algunos hábitos. Así pues, cuando cocines, puedes por ejemplo optar por una alternativa que dará gusto y aumentará el sabor de tus platos: hierbas, aromas, especias, cebolla, chalota, ajo... ¡Usa y abusa de estos productos que se revelan y que son excelentes para la salud!

En la mesa, intenta siempre probar tu plato antes de añadirle sal sistemáticamente. Y prohíbete sistemáticamente la sal blanca. Opta por sales no refinadas, por ejemplo la sal de Guérande o la sal rosa del Himalaya. Aportarán originalidad a tu mesa, aprovechándote de los beneficios de la sal no refinada, fuente de minerales (magnesio, calcio...). ¡Consúmela siempre con moderación ya que no deja de ser sal!

Estos trucos deberían ser suficientes para reducir tu consumo de sal. Pero si debes seguir un régimen sin sal, tendrás que optar del mismo modo por alimentos sin sal. Estos productos se venden en tiendas especializadas (y en algunas grandes superficies), y la elección cada vez es más grande: pan sin sal, mostaza sin sal, etc.

Recordamos que el régimen estrictamente sin sal no existe ya que, recordémoslo, la sal es un mineral esencial para la vida. Es más correcto hablar de régimen pobre en sal, sin sódio o hiposódico. éste debe seguirse únicamente por las personas »en riesgo«, siempre bajo control periódico de un médico.

Debes saber igualmente que hoy en día podemos encontrar sal pobre en sodio o sal sin sal. Como su nombre indica, estos productos son pobres en sodio y están enriquecidos en minerales beneficiosos. Pero atención, algunos contienen aditivos, como el glutamato. Por lo tanto, verifica las etiquetas y no dudes en consultar a tu médico o a farmacéutico



LOS FRENCH DOCTORS

Jean-Michel Cohen
es el creador de la Dieta Bon Appétit, el programa de coaching interactivo para adelgazar, basado en la diversidad alimenticia y en el placer de comer.



© 2012 copyright and editor ANXA / powered by ANXA
Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este sitio web sin la autorización previa, expresa y por escrito del editor.